Ellis Island La historia de la inmigración en Italia y Estados Unidos también está ligada, en ambos casos, a la de dos islas, la italiana (Lampedusa, la mayor de las islas Pelagie del sur del Mediterráneo, de unos 20 km) y la muy menor. Americano (Ellis, en la bahía de Nueva York, en la desembocadura del río Hudson, 110 m²) en el que, a lo largo de los siglos, desembarcaron migrantes de todo el mundo. El islote y tomó el nombre de Ellis en 1785, luego de su compra por un comerciante, Samuel Ellis, que lo había comprado por última vez a un comerciante local. Había pertenecido, hasta 1630, a los indígenas de la tribu india de las pandillas del dinero que vivían en Nueva Jersey, que le habían dado el nombre de “Kiosk” (o Isla de las Gaviotas, isla de los pájaros).   En ese año, la pequeña isla fue vendida a un marinero holandés que había descubierto que el fondo marino cercano era rico en ostras ,y por eso cambió su nombre a Oyster Island,ya que pretendía explotar el comercio. En 1700 las islas cambiaron de nombre nuevamente a Isla Gibett, es decir, isla de los árboles ,Gibbet galloni tree es un árbol local, de los cuales los pescadores de ostras colgaban a piratas capturados que infestaban las aguas de la isla, arruinando sus negocios. Posteriormente, cuando la pesca de ostras se tornó imposible por la acumulación de desechos en sus costas, el islote pasó a manos de varios propietarios que dieron sus nombres, hasta que fue comprado por Ellis quien a su vez le dio su nombre definitivo.

Ellis  construyó una taberna para pescadores y a su muerte (1797) sus herederos vendieron el islote al estado de Nueva York que en 1810 comenzó a construir un fuerte (Fort Gibson) armándolo con cañones y un arsenal militar como defensa del Bahía de Nueva York. Resultó muy eficaz durante la guerra angloamericana (1812/1815) como disuasivo para la flota inglesa empujada a la entrada de la bahía, sin utilizarla para entrar. Renovado y desarmado al final de la guerra, el fuerte fue vendido en 1892 por la autoridad militar al Servicio Federal de Inmigración, organismo nacional encargado de controlar y gestionar el fenómeno migratorio. Hasta ese año, este servicio se realizaba en la isla de Manhattan, en un antiguo edificio construido en 1855, el Castel Garden (también conocido como Kasel o Kasi Castle) compuesto por ocho amplias salas pensadas para acoger a los migrantes. Debido a la fuerte afluencia de migrantes entre 1903 y 1906, el Gobierno Federal dispuso flanquear el islote con dos islotes artificiales, formados con tierra de relleno de las excavaciones en curso para la construcción del metro de Manhattan. El área de edificación alcanzó así 27 acres en total, lo que permitió la construcción de otros 13 edificios bajos de mampostería: 3 de ellos (2 para oficinas y uno para hospitalización psiquiátrica) en un islote y 10 (con restaurante, depósito de equipaje, clínicas médicas, cocina). , comedores, biblioteca) por el otro para el estacionamiento de migrantes en espera de destino. Durante más de sesenta años, Ellis Island ha sido la puerta de entrada al “nuevo mundo” y visitarla hoy es casi imposible no pensar en aquellos que, incluso hoy, se ven obligados a emprender viajes similares, y ven a menudo sus sueños llevar a la desilusión.

Hace un siglo esta era la isla de la esperanza, también conocida como la isla de las lágrimas porque muchos experimentaron allí humillaciones, deportaciones, rechazos. Las familias aquí podrían reunirse o terminar divididas fatalmente por un destino cruel. “Vine a América creyendo que las calles estaban pavimentadas con oro”, decía una famosa canción de los emigrantes italianos, “pero cuando llegué vi que las calles no estaban pavimentadas para nada y que era mi turno de pavimentarlas”. Hay habitaciones que se han mantenido intactas desde entonces, como los dormitorios donde se alojaban los enfermos o las personas en cuarentena. También en el segundo piso se encuentra quizás el lugar más evocador de todo el museo: la enorme “Sala de Registro”, la sala donde la gente esperaba con miedo y trepidación la llamada de los inspectores para completar la última parte burocrática y finalmente obtener el permiso para desembarcar. En esos largos interrogatorios se les preguntó por sus datos personales, profesión, destino, disponibilidad de dinero, eventuales cargos penales. Y, por último, pero no menos importante, la orientación política. En pocas horas se decidia el destino de familias enteras. Durante la Segunda Guerra Mundial, los italianos, alemanes y japoneses estuvieron recluidos allí e incluso más tarde se utilizó principalmente para la detención. La estructura se cerró permanentemente el 12 de noviembre de 1954 y los edificios en desuso cayeron lentamente en mal estado. La última exposición fotográfica narra los años de abandono y posterior renacimiento, con la larga restauración que transformó a Ellis Island en un lugar imprescindible de nuestra memoria reciente. Un articulo de Riccardo Michelucci  

Italianos en Argentina

Las asociaciones italianas  y los diarios buscaban de formar islas de cultura italiana.

El 21 septiembre del 1895 un diario de Buenos Aires, La Nación, dio gran relieve a las celebraciones del 20 de Septiembre, aniversario de la conquista de Roma por parte del estado italiano.

El continuo ruido de petardos y cohetes en todos los barrios de la ciudad habían anunciado desde las primeras horas que la comunidad italiana se preparaba para festejar la ocasión “con inusitado esplendor y con el mayor entusiasmo”.

La gran cantidad de banderas, en ciertos barrios, daba a Buenos Aires el aspecto de una ciudad italiana.

No era una exageración. En 1895, sobre 663.864 habitantes, 181.361 eran italianos.

El mas italiano era el barrio de la Boca. La población era pobre, pero los italianos ocupaban las mejores posiciones: eran italianos el 80% de los comerciantes y el 70% de los empleados.

En el mismo 1895, sobre 143 publicaciones periódicas, 13 eran escritas en italiano.

La Boca
Barrio de la Boca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *