El registro parroquial (también libro parroquial) indica un registro, habitualmente guardado en la iglesia parroquial, en el que se anotan los hechos relacionados con la vida religiosa de la parroquia: bautismos, confirmaciones, bodas y funerales.

A estos cuatro libros se añade un quinto, el Status Animarum, en el que, en ocasiones particulares (generalmente durante las bendiciones pascuales), se anotaba un censo o una descripción general del estado de las almas parroquiales.

Los registros parroquiales constituyen, por tanto, un patrimonio histórico y sociológico inigualable, un punto de referencia para una investigación genealógica completa y precisasa.